Timbales de Silencio

timablesComenzaron a utilizarse en la Semana Santa del año 1.980. Hacía años que la Hermandad procesionaba sin música y el silencio característico se veía roto por el murmullo del público que contemplaba la estación de penitencia.

Se colocaron al comienzo de las filas de nazarenos y tras lo faroles de guía, haciendo sonar su seco y profundo sonido en intervalos mas o menos pronunciados que finalizaban al apagarse el eco de su crepitar, hecho este que invitaba a guardar el requerido silencio y respeto, a la vez que daba sobriedad al momento.

Van vestidos con banderolas de raso con los colores blanco y negro de la hermandad en cuyo centro se incrusta una cruz de malta de color morado con el escudo de la Cofradía rematado con lentejuela dorada.

Significan el silencio y respeto ante la escena de la “Pasión” de Cristo.

Comparte en tus redes

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn